Blogia
Cartas entre Moscú y Lisboa

México DF I: Las inclemencias y la literatura del fútbol…

México DF I: Las inclemencias y la literatura del fútbol…

Me inclino a pensar que mucha gente en el mundo sobrevive ajena a la fiebre del fútbol  en este mundo de dios y su madre. Pero el resto, con más o menos conocimiento y afición, habrá visto muchos de los partidos del presente campeonato mundial.

 Pudiera parecer, querido amigo, que fútbol y literatura no se llevan. Que la distancia vital entre el estereotipo del hombre de letras con gafas de culo de botella, inepto e inapto para cualquier deporte que no sea leer y escribir, y el hombre de deportivo, elástico,  que ejercita todos sus músculos con pasión menos el músculo cerebral, es insalvable.  Bueno, esto pensaba yo y hasta me veía con rareza por dedicarle excepcionalmente igual vicio a lo uno que a lo otro; tanto placer y emoción me puede dar ver un buen partido que leer una párrafo de esos que hacen gotear el colmillo. Esto pensaba yo digo, hasta que comencé a leer a Juan Villoro y su Dios es redondo (Editorial Booket 2006 y 2010 a lo mundialista; también la tiene en Anagrama que es mi preferida). Lo compré en la librería cafetería el Péndulo en la camaleónica Zona Rosa de México DF. Ya sabe usted, una de esas librerías esnob donde uno puede comer rodeado de libros.

Se lo recomiendo y esto me ha dado la excusa perfecta para retomar este intento de correspondencia en línea que por mi trajín de un lado para otro se quedó en el limbo del interné.

Ese libro me ha hecho ver esto del fútbol de otra manera. Pensando en los partidos de hoy que seguro usted habrá visto la cosa se pone mejor. Holanda Vs Brasil, viejos conocidos. Con venganza naranja pendiente desde el 98 en el que Brasil eliminó  a Holanda en penaltis. Le dejo una pincelada: “Davids, Kluivert y Frank de Boer dieron un partido de excepción,  sobre todo en la seguda parte cuando, para asombro de la cultura occidental, Brasil jugó al contragolpe y Holanda mostró el espíritu de lucha que le faltó en otros mundiales. La Naranja Mecánica llegó a Francia como el equipo mejor afeitado, pero no el favorito. Ayer hizo todo lo posible para negar su fama de elegante perdedora.”

 Hoy Holanda se sacudió esta fama que arrastraba como un lastre muy parecido al español hasta el europeo de 2008. Y se lo sacudió ganándole a los brasileños en cada suspiro sobre el terreno de juego, después de que en la primera parte les pudo haber caído más de uno. Cuando Brasil traía una buena defensa, se olvido que es mejor un buen ataque. Robinho se desfondo y demostró lo que sabíamos desde su etapa en el Madrid, que tiene menos aguante que una pava en un pecho arriba. Dunga “se la mamó” (mexicanismo aceptado por el diccionario de mexicanismos) por no sacar a Elano (joder con el nombrecito). De Luisfa, O fabuloso,  que nos pueden decir a los sevillistas, un caso perdido de bipolaridad capaz de la increíble genialidad o del peor de los genios en el mismo partido. Cuando no lo expulsan, se autoexpulsa. Si esto fuera una peli sería el brazo ejecutor del malo, ese que siempre viste de negro y es vencido en la penúltima lucha con cierto protagonismo. Lo mejor de este jugador es que siempre da espectáculo que es lo que demanda el respetable,  aunque no pocas veces sea deprimente.

Kaka, como Robinho, pájara que se olía entre los que seguimos esto.  Y se acabó la historia con el protagonismo de los diablos naranjas Sneijder y Robben, los descartes de un Madrid que este año no se comió ni un rosquito de Semana Santa. Sabía que el naranja lo llevan en honor a su monarquía, como el gualdo que poco a poco han hecho desaparecer de la española que ya casi ni rojo lleva. Brasil se queda en cuartos, catástrofe nacional ahora que se habían venido arriba con LULA lo que demuestra otra máxima mundialista de que los países que no sufren, no ganan.

Luego jugaron Ghana y Uruguay. Un despropósito. Un ejemplo de cómo el futbol no es que se lleve mal con la literatura es que es mucho más imaginativo e impredecible que ésta.  Asamoa Gyan, un moreno –así es lo políticamente correcto aquí; un negro que se le escapó a Monchi dicho en Nervión- falla increíblemente un penalti en el minuto 121 después de un asedio de fuerza, pundonor y corazón en los minutos finales; después de que el escurridizo Suarez le demostrara al mundo que hacer trampa a veces sirve para hacer historia. Para colmo,  contrariando al comentarista de la ESPN que excitaba "Gyan no tira o tira el último" y éste que se arma de valor como el guerrero que sabe que tiene que arriesgar su vida por el bien del pueblo y la moral del resto de combatientes y la tira por la escuadra. Luego uno falla y el otro también para que al final el trotamundos patichueco del Loco Abreu roce con la puntera de su bota la gloria a lo panenka para meter a Uruguay, qué!!!!????, en semis. No hay mejor manera para que los jóvenes del globo te sitúen en el mapa que avanzar a semis. Ver para creer. Después del esfuerzo de los africanos por demostrar que su fútbol ha cambiado, que ya no quieren ser los patitos feos. Tendrán que esperar a Brasil y ver más fútbol porque el tiro del Loco Abreu era la crónica de un disparo anunciado.

Y para no convertir este post en una interminable novela para "legos futboleros", un repaso rápido: Nigeria que quiere prohibir que su selección juegue como castigo a su mala actuación en el mundial, la FIFA que se cabrea, le regaña y el presidente que se arrepiente; el entrenador francés compareciendo en el parlamento de la República como De Gaulle cuando los "eventos de Argelia"; los familiares de los mexicanos agredidos por la mujer del ministro de turismo; el estatuto segregando España y Xavi uniendo la última orquesta españolísima por el ruido que nos queda - ¿no me diga que no se ha comprado la camiseta, o en su defecto bandera , gorra, calzón...?-; los árbitros condenados a muerte; los periódicos compitiendo por sacar mejores fotos de las forofas que de los jugadores;  los anuncios patrioteros y el humor que nos redime;  las declaraciones de un "Diez/Dios argentino" rehabilitado del infierno para mostrarnos que sólo era una persona inigualable e inimitable... En fin, suma y sigue.

Y lo dejo con el Villoro... Por si le apetece ir del eterno pleito Diego Vs Pelé a la Liga de los Estrellaos, de Francia 98 a Corea 2002, ese mundial que pocos recuerdan en el que un bético falló un penalti y nos mandaron a casa.

Estas y más son las inclemencias del fútbol en los tiempos que corren. Esta es la literatura de los inicios del s. XXI.

Siga con salud y buenos alimentos.

Abrazo,

JRG

PS Vea los videos

PPS Perdón por lo atropellado. No le puse sus queridos puntos de respiración. Siempre está el recurso de las botellas de oxígeno. Sí metí algún que otro punto y coma que no sé dónde leí que es algo así como una perversión del lenguaje. Abrazo, jejeje.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Armando -

Se elimina y aquí paz; y a quien dios se la dé; etcétera...

Puntos y coma, puntos suspensivos y frases hechas. ¡Qué sería de la vida y el lenguaje sin perversiones!

JR -

Socio,

Qué carajos es esto, publicidad barata en nuestro blog epistolar???? Lo que faltaba macho.

Incluí unos videos,véalo

JRG -

Amigo,

Después del partido de ayer de cuya celebración todavía adolezco, afónico, dolorido y con el sabor del gas pimienta de la policía del distrito federal en boca y ojos, que le puedo contar del nuevo opio del pueblo que diría Marx si estuviera vivo.

http://www.mediotiempo.com/futbol/mundial/noticias/2010/07/03/espanoles-en-el-df-tomaron-la-cibeles

En la réplica de la Cibeles de la Colonia Roma de México DF; a uno de esos pendejos/ pijos que sale en la foto me tocó sacar de la fuente cuando llegaron los "granaderos" de la polocía antidisturbios amenzando con la porra y echándonos gas en la cara, un follón del que uno hoy se rie pero que estuvo a punto de acabar mal por hacerme el gallito con un judicial de paisano -gordito y bajito- al que según yo, le iba a partir la boca!!! Vaya relio!!!

Un abrazo
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres